domingo, 9 de abril de 2017

Despliega Estados Unidos barcos de guerra a la península de Corea

la Mesa de Redacción
De nuestra afiliada La Voz de América


El Grupo de Ataque Carl Vinson está
formando por un portaaviones,
dos destructores de misiles guiados y
un crucero de misiles guiados.
En medio de la creciente preocupación por el programa nuclear que adelanta Corea del Norte, Estados Unidos ordenó el despliegue de un grupo de barcos de guerra hacia la península de Corea.

El Grupo de Ataque Carl Vinson de la Armada estadounidense está formado por un portaaviones y otros buques de guerra con una masiva capacidad de ataque.

El Comando del Pacífico de Estados Unidos (USPACOM) describió el despliegue de la agrupación -que ahora se dirige hacia el occidente del Pacífico- como "una medida prudente para mantenerse preparado en la región".

El presidente Donald Trump dijo recientemente que Estados Unidos está listo para actuar individualmente para enfrentar la amenaza nuclear de Corea del Norte.

"La amenaza número uno en la región continúa siendo Corea del Norte, debido a su temerario, irresponsable y desestabilizador programa de pruebas nucleares y su búsqueda de una capacidad armamentística nuclear", declaró el portavoz del USPACOM, Dave Benham.

El Grupo de Ataque Carl Vinson cuenta con una enorme potencia de repliegue armamentístico y tiene la capacidad de interceptar misiles balísticos.

Originalmente el Carl Vinson tenía programado hacer escalas en Australia, pero se ordenó desviar su trayectoria hacia el Pacífico occidental, donde recientemente estuvo llevando a cabo ejercicios militares con la Armada de Corea del Sur.

Corea del Norte

Corea del Norte ha estado realizando varias pruebas nucleares y los expertos creen que tiene otras preparadas como parte de sus intenciones de desarrollar una ojiva nuclear con suficiente alcance para llegar a Estados Unidos.

El miércoles Pyongyang probó un misil balístico de medio alcance desde su puerto oriental de Sinpo hacia el Mar de Japón.

La prueba, condenada por Japón y Corea del Sur, se llevó a cabo en la víspera de la visita del presidente de China, Xi Jinping, a Estados Unidos, donde se reunió con Donald Trump.

Corea del Norte, por su parte, afirma que fue provocada por los ejercicios militares que llevan a cabo Estados Unidos y Corea del Sur, los cuales ve como los preparativos de una invasión.