martes, 18 de abril de 2017

El ataque a una caravana de autobuses en Siria podría constituir un crimen de guerra

De la Mesa de Redacción
De nuestra asociada RNU


Al menos 70 personas murieron y cientos más
fueron afectadas tras el ataque de acuerdo
con trabajadores de Health Cluster, socios de la OMS.
Foto: OCHA/Ghalia
El ataque a una caravana de autobuses en Siria que mató a casi un centenar de personas que estaban siendo evacuadas de dos ciudades sitiadas, podría constituir un crimen de guerra, afirmó este martes el Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos.

En un comunicado, en el que condenó el atentado, Zeid Ra'ad Al Hussein, señaló que hasta el momento no han podido confirmar cómo ocurrió el ataque ni quiénes son los responsables.

Pero, en imágenes recopiladas por su Oficina se ve a niños reunidos alrededor de una persona que les repartía dulces antes de las explosiones.

El portavoz de Zeid, Rupert Colville, indicó que entre los 96 cuerpos llevados a hospitales en la ciudad de Alepo se encontraban 67 niños. También se presume que al menos 120 civiles habrían sido remitidos al hospital de la universidad de Alepo.

Las víctimas estaban siendo evacuadas de Fuha y Kefraya como parte del plan negociado por Qatar e Irán.

"Estas personas estaban viviendo hace más de dos años bajo bombardeos incesantes, casi sin comida ni suministros médicos, bajo el constante temor de ser atacados por grupos armados", describió Colville.

El portavoz reiteró el llamado del Alto Comisionado a la rendición de cuentas y a la necesidad de referir la situación en Siria a la Corte Penal Internacional.
El 12 de diciembre de 2016, Ahmed de 10 años comparte
con otros 6.000 desplazados en Jibreen, un depósito
convertido en refugio. Sus padres han muerto y nadie
más puede cuidar de él y sus hermanos.
Ahmed llegó al refugio después de huir del este de Alepo.
Foto de archivo: UNICEF/Al-Issa.

El alto número de bajas civiles es una evidencia de las violaciones de las reglas de combate, dice Zeid
Zeid subrayó que este ataque, poco después del perpetrado en Khan Sheikhoun, donde más de 88 civiles fueron asesinados, entre ellos unos 28 niños, es otro ejemplo de cómo los civiles pagan el costo más alto de la guerra en Siria.

"El elevado número de víctimas civiles es un claro indicio de las violaciones de las leyes del conflicto que obligan a las partes a proteger a la población a toda costa. El número de niños asesinados es particularmente abominable", lamentó Zeid Ra'ad Al Hussein.

UNICEF también emitió una condena.

El director ejecutivo de la agencia de la ONU, Anthony Lake dijo:


"Esta ataque no sólo debe inspirar nuestra ira, además, una determinación renovada de ayudar a todos los niños inocentes en Siria. Debe infundir esperanzas de que todos los que tienen el poder para acabar con esta guerra, lo hagan", remarcó Lake.