martes, 25 de abril de 2017

Instan a detener la creciente hostilidad en la Península de Corea

De la Mesa de Redacción
De nuestra asociada RNU

El argentino Tomas Ojea Quintana es actualmente
el Relator Especial sobre la situación de los derechos
humanos en la República Popular Democrática de Corea.
Foto: ONU/Evan Schenider.
El Relator Especial de la ONU sobre la situación de derechos humanos en Corea del Norte, urgió este martes a disminuir las tensiones políticas y militares en la Península sobre las continuas las pruebas de misiles por las autoridades de Pyongyang.

La guerra de palabras ya está generando un impacto sobre los ciudadanos, afirmó el experto.

Tomás Ojea Quintana señaló que la intensificación de la retórica está empeorando los desafíos de derechos humanos en el país.

Justamente en momentos en que la comunidad internacional debe unirse para proteger al pueblo, se observa, por el contrario, un aumento de la incitación a la confrontación, indicó el relator.

Subrayó que las declaraciones que incitan al odio y la polarización solamente socavan las oportunidades para mejorar la terrible situación de los norcoreanos.

El llamamiento del relator ocurre en el contexto de una serie de manifestaciones y acciones militares que han alimentado las tensiones en la región, entre ellos el programa de pruebas nucleares y de misiles balísticos de Corea del Norte y el despliegue de portaaviones de Estados Unidos en la zona.


"Los gobiernos involucrados en las actuales hostilidades deben darse cuenta de las gran responsabilidad que pesa sobre sus hombros para mantener la paz y la estabilidad", indicó Quintana.