viernes, 28 de abril de 2017

La ONU expresa gran preocupación por ejecuciones en Arkansas (Audio)

Por Rocío FRANCO
Periodista de nuestra asociada RNU

La foto no corresponde a una
prisión en Estados Unidos.
Se trata de un correccional
en Liberia.
Foto de archivo: ONU/Staton Winter.
La Oficina de Derechos Humanos de Naciones Unidas expresó este viernes profunda preocupación por la ejecución de cuatro hombres en Arkansas, Estados Unidos. Dijo que la premura con que se llevaron a cabo, antes de que expirara una droga letal, agregó “arbitrariedad y crueldad” al proceso.

La Oficina del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos expresó gran preocupación por la ejecución de cuatro hombres en un lapso de ocho días en abril, llevadas a cabo en el estado de Arkansas en Estados Unidos.

Las ejecuciones se produjeron tras 12 años de haberse impuesto una moratoria de facto en ese estado. Las de otros cuatro hombres han sido suspendidas.

La portavoz de esa Oficina explicó este viernes que los argumentos del Gobernador de Arkansas para proceder se basaron en que las drogas utilizadas para las inyecciones letales vencían el 30 de abril y no era seguro que pudieran procurar más suministros.

"Este argumento condujo a la aceleración de las ejecuciones de una manera arbitraria. Apurar estos procesos puede negar a los prisioneros la oportunidad de ejercer el derecho a la apelación de la condena. También puede acortar el periodo de clemencia y por ende afectar el derecho de los prisioneros", dijo Elisabeth Throssell en conferencia de prensa en Ginebra.

Por otra parte, la Oficina recordó que la droga sedativa midazolan utilizada en inyecciones letales ha sido criticada por su ineficacia para impedir el dolor. En los últimos tres años, se han reportado ejecuciones fallidas relacionadas con el uso de este fármaco, en estados como el de Alabama, Oklahoma y Ohio.

Arkansas se desvía de la tendencia a la disminución de la pena de muerte en Estados Unidos


La Oficina de la ONU remarcó que las ejecuciones en Arkansas han tenido lugar en medio de una progresiva disminución de la pena de muerte en Estados Unidos, que pasaron de 52 en 2009 a 20 en 2016. En lo que va del año se han producido 10 ejecuciones.


Reiteró la oposición de la ONU a estas condenas en cualquier circunstancia e hizo un llamamiento a todos los gobiernos que aún la mantengan para que establezcan moratorias, que conduzcan finalmente a su abolición.