miércoles, 26 de abril de 2017

Sabe el 50 la mitad de los millennials sabe que el acceso a agua potable es un Derecho Humano

* Más de tres cuartos de los millennials encuestados a nivel mundial están convencidos de que gobiernos e instituciones deben liderar la lucha para que el acceso mundial al agua potable y al saneamiento sea una realidad


* Más de dos tercios de los millennials piensan que no se está haciendo lo suficiente para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU sobre saneamiento y seguridad hídrica


* Esta semana el Consejo Mundial del Agua (WWC) organiza una reunión de las partes interesadas en Brasilia, a la que asistirán unos 500 representantes de alto nivel, Jefes de Estado y expertos en agua; esta reunión servirá para preparar el VIII Foro Mundial del Agua, que reunirá a más de 30.000 stakeholders en Brasil en marzo de 2018 para buscar soluciones colaborativas para los retos relacionados con el agua


De la Mesa de Redacción Rafael Castilleja
De Arcano Político

Necesarias la acción y la inversión al más alto nivel político para conseguir un acceso universal a agua limpia y segura, señaló este miércoles 26 de abril Consejo Mundial del Agua (WWC) en un estudio sobre los millennials se realizó entre el 17 y el 19 de abril en 16 países.

La Generación Y, también conocida como Generación del Milenio, millennial o Milénica, es la cohorte demográfica que sigue a la Generación X. No hay precisión o consenso respecto de las fechas de inicio y fin de esta generación. Los comentaristas utilizan la década de los 80 como referencia.

A menos de un año para que dé comienzo el VIII Foro Mundial del Agua, que tendrá lugar en Brasil en marzo de 2018, el Consejo Mundial del Agua (WWC) insta a todos los gobiernos a centrarse en los temas hídricos y a dar prioridad a las fuentes y gestión del agua que harán de la seguridad hídrica y del saneamiento una realidad para todos en 2030, en cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU.

Acceso a agua potable mejorada: un logro fundamental para la comunidad internacional


De acuerdo a las últimas cifras del Programa Conjunto OMS/UNICEF de 2015, el 91% de la población global utiliza fuentes de agua potable mejoradas, un incremento del 76% que las empleadas en 1990. Este dato muestra que se ha producido un progreso significante en lo referente al acceso a agua potable, ya que 2,6 mil millones de personas, el equivalente a un tercio de la actual población mundial, ha obtenido acceso a fuentes de agua potable mejoradas desde 1990.

No obstante, debido a la escasa calidad del agua y a la mala gestión, la existencia de fuentes mejoradas no es sinónimo de acceso a agua potable.

Por otro lado, a pesar de que el acceso a fuentes de agua potable mejoradas se ha incrementado en todas las regiones, el ritmo de este progreso es muy variable. La cobertura en Asia ha aumentado de forma espectacular, con 500 millones de personas obteniendo acceso tan sólo en China.

En cuanto a América Latina y el Caribe, el 95% de la población tiene ahora acceso a fuentes de agua potable mejoradas. Sin embargo, en el África Subsahariana aún queda mucho por hacer, teniendo en cuenta que un tercio de la población no tiene aún acceso a fuentes de agua potable.

En Latinoamérica y el Caribe, el 95% de la población cuenta ahora con acceso a agua potable mejorada, 10 puntos porcentuales más que en 1990.

También hay notables disparidades entre el ámbito rural y el urbano. Cuatro de cada cinco personas viviendo en áreas urbanas tienen ahora acceso a agua potable canalizada, en comparación con las una de cada tres personas de las áreas rurales.

En este sentido, el progreso global que se ha alcanzado en acceso a medios de saneamiento va incluso por detrás de los del agua, no habiéndose cumplido los Objetivos de Desarrollo del Milenio. En el momento en que dichos Objetivos llegaron a su fecha de cumplimiento en 2015, se estimaba que el 32% (2,4 mil millones) de las personas a nivel mundial aún no tenían acceso a instalaciones de saneamiento avanzadas.

Fuentes de agua mejoradas no siempre significan fuentes de agua segura


A pesar de los logros globales en la mejora de fuentes del agua, se estima que al menos el 25% de las fuentes mejoradas de agua son esencialmente fuentes inseguras por diversas razones, incluidas, entre otras, la presencia de contaminantes fecales.

De hecho, casi un tercio de los millennials encuestados declararon haber experimentado de primera mano efectos negativos relacionados con la falta de agua potable. Por otro lado, casi la mitad de los millennials declararon que eran conscientes de que se había producido un considerable progreso en lo referente al acceso a agua potable en Asia en los últimos 5 años, no alcanzando sin embargo la cifra de un tercio de encuestados que aseguraban lo mismo sobre el progreso en África.

En palabras del presidente del Consejo Mundial del Agua, Benedito Braga: “Los líderes mundiales comprenden que el saneamiento es fundamental para la salud pública, pero tenemos que actuar ahora. Para hacer que el acceso al agua y fuentes de saneamiento sean posibles para 2030 debemos comprometernos al más alto de los niveles. De igual importancia es que las fuentes de agua sean optimizadas para asegurar que sean fuentes de agua segura”.

Invertir en la seguridad hídrica ofrece un alto retorno de la inversión


Braga añade también que: “Por cada dólar invertido en agua y saneamiento hay un retorno aproximado de 4,3 dólares (400%) en forma de reducción de costes sanitarios para individuos y la sociedad en general. Y esto sin tener en cuenta los beneficios del desarrollo global, que permite a países y sociedades progresar económica, cultural y políticamente. Por ejemplo, por cada 1.000 millones de dólares invertidos en agua y agua residual, se crearán unos 28.500 empleos.”

Es, por tanto, de gran importancia invertir en infraestructuras que mejoren la seguridad hídrica así como en fuentes de gestión resilientes, para la población, las economías y el medioambiente. En este aspecto, las empresas también comienzan a desarrollar una creciente percepción de la importancia de invertir en agua segura y medios de saneamiento, con el 46% de los CEOs mostrándose de acuerdo con la afirmación de que la escasez de recursos y el cambio climático afectarán a sus negocios en los próximos 5 años.

Csaba Kőrösi, Director de Sostenibilidad Medioambiental en la oficina de la Presidencia de la República de Hungría y asistente del Grupo de Alto Nivel del Agua (HLPW), ha declarado: “Las inversiones globales en agua deben triplicarse hasta el nivel de los 600 mil millones de dólares para cumplir los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU para 2030. Un primer paso muy prometedor ocurrió durante la reunión del Grupo de Alto Nivel del Agua el año pasado en Budapest, cuando el Banco Mundial y otros ocho Bancos de Desarrollo Multilateral, así como el Fondo para el Clima Verde, se comprometieron a trabajar para doblar la cantidad invertida en infraestructura hídrica durante los próximos 5 años. No obstante, las finanzas públicas y concesiones no serán suficientes para alcanzar el nivel de inversión necesario para la seguridad hídrica mundial. Los fondos privados deben jugar también un papel.

Kőrösi continúa añadiendo: “El tiempo escasea. Tenemos 15 o 20 años antes de encontrarnos frente a un desafío aún mayor que derivará del cambio climático y las crisis regionales de agua uniéndose en una única crisis global”.

Agua para todos: compartiendo acciones y responsabilidades


El Consejo Mundial del Agua (WWC), fundado en 1996, está compuesto de unas 300 organizaciones mundiales con el objetivo principal de ser el catalizador en cuanto a los temas hídricos críticos a todos los niveles, así como para mejorar  la seguridad hídrica en todo el planeta. En palabras del presidente Braga: “El Consejo Mundial del Agua (WWC) llama a todos los stakeholders a compartir acciones y responsabilidades en el que es nuestro cometido común”.

En concreto, el Consejo Mundial del Agua está reconocido como un facilitador clave en la financiación del debate sobre la seguridad hídrica y como una fuerza motora de cambio político en la búsqueda de la misma. El Consejo patrocina, además, numerosos programas pioneros e innovadores, trabajando para adaptar el uso de agua en aras del inminente cambio climático, así como para incrementar la financiación política y crear conciencia hídrica en las ciudades.

El Consejo Mundial del Agua considera de igual importancia mantener informada a la opinión pública, especialmente a los millennials, del progreso que se está realizando para mejorar la seguridad hídrica.

Los medios tradicionales (64%) e Internet y las redes sociales (45%), son las principales fuentes de información que los millennials utilizan para informarse de temas tales como el cambio climático y el agua, muy por delante de las universidades (21%), la familia y amigos (15%), el trabajo (10%) y el gobierno (9%).

El Foro Mundial del Agua: catalizador del cambio para un mundo con seguridad hídrica


Esta semana, continuando con su misión para mejorar la seguridad hídrica, el Consejo Mundial del Agua (WWC) organiza una reunión con las partes interesadas en Brasilia en la que participan unos 500 representantes de alto nivel, Jefes de Estado y expertos en agua; esta reunión sirve para preparar el VIII Foro Mundial del Agua. Dicho evento contará con una asistencia estimada de unos 30.000 participantes y tendrá lugar del 18 al 23 de marzo de 2018 en Brasil, bajo el lema de “Compartiendo el agua”. El evento está compuesto de cinco procesos, los cuales son: Proceso Temático, Proceso Político, Proceso Regional, Foro Ciudadano y Focus Group sobre la Sostenibilidad.

Braga comenta que “cómo creador y titular del Foro Mundial del Agua, el Consejo Mundial del Agua (WWC) desea continuar el éxito del 7º Foro Mundial del Agua que tuvo lugar en Corea en 2015, y que marcó un paso adelante en la cooperación hídrica internacional mediante la implementación de una hoja de ruta para guiar y asegurar acuerdos políticos de alto nivel”.


Braga añade para concluir que “durante el 8º Foro Mundial, el mayor evento sobre agua del mundo, nos comprometemos a implicar a los responsables políticos y de la toma de decisiones en un diálogo multi-stakeholder para establecer acuerdos sobre las fuentes de agua mejoradas y el desarrollo de servicios.”