jueves, 13 de abril de 2017

Se internacionaliza el chiapaneco soñador presidencial

Por Mario Luis ALTUZAR SUÁREZ
De Arcano Político


Se internacionaliza el soñador de la Presidencia y gobernador de Chiapas en funciones, Manuel Velasco Coello. Ya lo vio Amnistía Internacional. Es más, ¡hasta le escribió! Hay preocupación por su rapaz insensibilidad de dejar morir a nueve enfermeras en huelga de hambre en protesta por el desvío de recursos públicos en el sector salud.

Se declararon en huelga de hambre el lunes 3 de abril las enfermeras María de Jesús Espinosa de los Santos, con 30 años de servicio; Cielo Gramajo, con 27; Nelly Ivonne Castillo Escobar, con 20; María Isidra Orozco, con 21, y Verónica Zenteno Pérez, con 27 años de servicio en el sector salud. El 11 de abril son nueve las huelguistas de hambre.

Están frente al Hospital de la Mujer “Doctor Rafael Pascacio Gamboa” en Tuxtla Gutiérrez, sin que los medios locales puedan verlas al estar cegados por las pautas publicitarias gubernamentales en donde el que se dice verde ecologistas para encubrir la deforestación de la Selva Lacandona, castiga hasta una coma de crítica.

La inconformidad, empero, rebasa a las nueve enfermeras valientes que arriesgan su vida ante la rapaz insensibilidad de la que realmente manda en el Estado, Leticia Coello, la mamá del gobernador que cobra un sueldo millonario en el DIF, aunque sea pecata minuta ante los negociazos que inflan los servicios y recursos entregados en programas federales y estatales.

El sector salud es la punta del iceberg, en donde se ha documentado el robo del dinero descontado a los trabajadores en riesgo de perder sus casas con Fovissste, de ser embargados por tiendas de aparatos electrónicos, muebles y autos, de ser perseguidos judicialmente por el SAT, sin ser atendidos por las aseguradoras, entre muchos otros.


Se suma el desabasto de medicamentos en todo el sistema médico-asistencial chiapaneco, en donde la burla de la dupla Mamá.-Hijo llega a distribuir agua embotellada en el 50 por ciento de capacidad de cada uno de los 11 camiones que, dicen y pagan gacetillas, son medicamentos.