lunes, 8 de mayo de 2017

Duodécima reclusa titulada en la UNAM (Audio)

De la Mesa de Redacción Rafael Castilleja
De Arcano Político

Mónica Ponce de León Treviño,
licenciada en Actuaría por la UNAM.
Foto: Cortesía de la UNAM.
“La ciencia actuarial en el mercado laboral mexicano”, es el nombre de la tesis con la que Mónica Ponce de León Treviño obtuvo el grado de licenciada en Actuaría, y así se ha convertido en la duodécima alumna de la Universidad Nacional que lo consigue en prisión, gracias a Proyecto UNAM, programa que apoya a reclusos con estudios inconclusos.

Durante 18 meses y con la asesoría de Yuri Salazar, quien desde la Facultad de Ciencias (FC) de la UNAM le hacía llegar sus observaciones, “la maestra Mónica” –como le dicen sus compañeras del penal de Santa Martha Acatitla– detalló cómo esbozó las características de un método de enseñanza para personas privadas de su libertad, el cual desarrolló a partir de su experiencia como docente en el presidio.

Tarde de examen, día de fiesta


Aprovechando que el 5 de mayo era feriado y el Centro de Desarrollo Infantil Amalia Solórzano de Cárdenas se encontraba vacío, las autoridades aprovecharon ese espacio destinado a los hijos de las reclusas (sólo pueden estar con ellas hasta los cinco años con 11 meses) para el examen profesional de Mónica. Con una treintena de sillas ocupadas en su totalidad por invitados y una larga mesa recubierta con el paño azul y oro de la FC, lo que poco antes era un salón de preescolar se convirtió en un auditorio universitario.

“Vine porque se titula una de nosotras. Esto no solamente es un alto a la rutina, sino también un motivo para celebrar”, comentó Roxana Arredón, una de las reclusas que asistió al evento y quien, con una gran sonrisa, añadió: “Se trata de una ocasión muy especial: quien se recibe hoy no sólo es nuestra profesora, es nuestra amiga”.

Las mujeres somos menos propensas a delinquir por estar más arraigadas a la vida y nuestras familias, refirió la universitaria. “Por ello esta tesis está dedicada a las madres en reclusión que, por estar aquí, hemos sido arrebatadas de nuestros hijos”.


A la fecha son cientos de reclusas de Santa Martha las que han pasado por los cursos de Mónica, y una de ellas es Leslie Arellanes, quien tomó historia del cine y que, por lo mismo, fue como oyente al examen profesional. “Me emociona porque ver esto hace que me den ganas de terminar mi carrera aquí adentro”.