miércoles, 10 de mayo de 2017

Papa: peregrino a Fátima para rogar por la humanidad (Audio)

De la Mesa de Redacción
Radio Vaticano

El Papa Francisco ante una imagen
de la Virgen de Fátima, en la Plaza
de San Pedro, el 13 de mayo de 2015.
Faltando dos días para su peregrinación a Fátima, el 12 y de 13 de mayo, con motivo del centenario de las apariciones de la Virgen María, el Papa Francisco expresó su anhelo de encomendarle a la Virgen a toda la familia humana y pidió que se le acompañe con la oración.

Y lo hizo, en especial, en sus palabras a los peregrinos de lengua portuguesa:

«El próximo viernes y sábado – si Dios quiere – iré como peregrino a Fátima, para encomendarle a la Virgen los destinos temporales y eternos de la humanidad y suplicarle sobre sus caminos las bendiciones del Cielo. Les pido a todos que me acompañen, como peregrinos de la esperanza y de la paz: que vuestras manos en oración sigan sosteniendo las mías. Quiera la mayor y mejor de las Madres velar sobre cada uno de ustedes, a lo largo de vuestros días hasta la eternidad».

Habiendo dedicado su catequesis a María, Madre de la esperanza, el Santo Padre invitó a una vez más a rezarle a la Virgen, que nos conduce a Jesús, y reiteró su exhortación a rezar por su peregrinación a Fátima, como dijo en sus saludos a los peregrinos de lengua alemana:

«Aprovechemos este mes de mayo para encontrar en la oración, más a menudo a María, nuestra Madre. Ella nos guía a su Hijo Jesucristo y está cerca de nosotros con su protección materna. Los invito a unirse en la oración por mi peregrinación a la Virgen de Fátima».

También en sus cordiales saludos a los jóvenes, a los enfermos y a los recién casados, el Obispo de Roma hizo hincapié en la celebración de la Virgen de Fátima:

«El próximo sábado celebraremos el centenario de las apariciones de la Bienaventurada Virgen de Fátima a los tres pastorcitos. Queridos jóvenes, aprendan a cultivar la devoción a la Madre de Dios, con el rezo cotidiano del Rosario; queridos enfermos, sientan la presencia de María en la hora de la cruz; y ustedes, queridos recién casados, récenle para que nunca falte en vuestro hogar el amor y el respeto mutuo».

El Papa Francisco dirigió asimismo un saludo de corazón a la delegación de los jóvenes sacerdotes del Patriarcado de Moscú, huéspedes del Pontificio Consejo para la Promoción de la Unidad de los Cristianos:


«¡Que Dios Todopoderoso, por intercesión de la Madre de Dios, bendiga vuestro País y el compromiso de la Iglesia ortodoxa rusa en favor del diálogo entre las religiones y el bien común!»