jueves, 11 de mayo de 2017

Pide Consejo de Seguridad medidas más enérgicas para proteger a dirigentes en Colombia

De la Mesa de Redacción
De nuestra asociada RNU

El presidente del Consejo de Seguridad, Elbio Roselli,
el presidente colombiano, Juan Manuel Santos (centro)
y el embajador británico ante el Consejo de Seguridad Matthew
Rycroft  omparecen ante la prensa en Bogotá al concluir
la visita de Consejo de Seguridad en ese país.
Foto de archivo: CINU Bogotá/José Ríos.
Tras su visita a Colombia, el pasado 3 al 5 de mayo, el Consejo de Seguridad de la ONU emitió este jueves una declaración en la que reconoce los desafíos que plantea la implementación del Acuerdo de Paz en el país y aplaude los progresos del Gobierno y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC-EP) para lograrlo.

Uno de los puntos de preocupación expresados se refiere a los recientes asesinatos de líderes y otros miembros de comunidades que han sido, de por sí, muy afectadas por el conflicto.

Reconoció los esfuerzos del Gobierno y la determinación para abordar este problema, pero subrayó la necesidad de medidas aún más enérgicas para garantizar la seguridad de esas personas y la protección de sus dirigentes.

El Consejo encomió la llegada pacífica de casi 7.000 miembros de las FARC a las zonas y puntos acordados para la dejación de armas.

También, subrayó la importancia de la plena participación de las mujeres para garantizar el éxito del proceso, especialmente en aspectos como la dejación de armas, además de la adopción de medidas para la reincorporación de los ex combatientes a la sociedad y para la reconciliación.


Finalmente, agradeció la contribución de los países garantes y reiteró su compromiso de apoyar la implementación del Acuerdo.