lunes, 15 de mayo de 2017

"Sudán del Sur es una de las mayores tragedias de nuestro tiempo" (Audio)

Por Laura QUIÑONES y Beatriz BARRAL
Periodistas de nuestra asociada RNU

Refugiados sursudaneses piden ser
registrados en el centro de recepción
de Imvepi, en el norte de Uganda.
Foto: ACNUR/Jiro Ose
La situación de conflicto y hambruna en Sudán del sur continúa deteriorándose y  más de un millón de personas han huido del  país hacia naciones vecinas, que no están preparadas para acoger ese flujo inesperado de refugiados.

La Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) y el Programa Mundial de Alimentos (PMA) realizaron este lunes un nuevo llamamiento a la comunidad internacional, para aliviar la que es hoy en día la peor crisis de refugiados en África.

ACNUR y el PMA solicitan a los donantes internacionales que aumenten su apoyo a los refugiados que huyen de Sudán del Sur para escapar de la violencia y la hambruna.

Este lunes en Ginebra, esas agencias humanitarias revisaron su petición de fondos hasta un total de 1.400 millones de dólares, para ayudar a 1,3 millones de sursudaneses  asentados en seis países vecinos.

"Sudán del Sur es una de las mayores tragedias de nuestro tiempo", aseguró Filippo Grandi, el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados.

La situación es especialmente crítica en el vecino Sudán, donde la población de sursudanenses se ha duplicado en menos de un año, y en Uganda, donde se ha triplicado.

Las agencias humanitarias están asistiendo a estas personas y brindándoles comida, agua, albergue  y artículos de primera necesidad.

"Si obtenemos el financiamiento adicional podremos evitar que la hambruna se propague, pero necesitamos de manera urgente más recursos para salvar vidas", declaró David M Beasley, director ejecutivo del PMA.

El 90% de las personas que huyen de Sudán del Sur hacia Kenya, Uganda, Etiopía, República Democrática del Congo, Sudán y República Centroafricana, son mujeres y niños.

Hasta el momento los fondos solicitados  para el plan de respuesta humanitaria solo alcanzan un 14%.

"Este porcentaje revela como les estamos fallando a los sursudanenses y sus países anfitriones",  agregó Grandi.