jueves, 11 de mayo de 2017

Zeid pide a Uzbekistán medidas de transparencia para combatir la tortura (Audio)

Por Rocío FRANCO
Periodista de nuestra asociada RNU

El Alto Comisionado de los Derechos
Humanos, Zeid Ra'ad Al Hussein.
Foto de archivo: ONU/Pierre Albouy
El Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos pidió a las autoridades de Uzbekistán adoptar medidas de transparencia en la administración de las prisiones para acabar con el problema de tortura, que se ha convertido en la mayor crítica al país a nivel internacional. Rocío Franco amplia los temas conversados durante la visita de Zeid a ese país.

El Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos concluyó este jueves una visita de dos días en Uzbekistán. Es la primera misión de un funcionario de su rango en ese país del Asia Central que logró su independencia de la Unión Soviética en 1991.

Zeid Ra'ad Al Hussein se reunió con el presidente Shavkat Mirziyoyev. En el encuentro acordaron fortalecer los lazos de cooperación con la oficina de derechos humanos.

Una decisión importante, consideró Zeid, teniendo en cuenta que Uzbekistán se encuentra en un momento crucial de su historia, al tiempo que el gobierno se está embarcando en ambiciosas reformas en el campo de los derechos humanos.

El Alto Comisionado solicitó a las autoridades liberar lo más rápido posible a más presos políticos, algunos de los cuales han cumplido largas condenas después de procesos judiciales sumamente polémicos.

También sugirió que se adopten medidas para resolver la continua falta de transparencia de lo que sucede en las cárceles de Uzbekistán y en otros lugares de detención, con el fin de garantizar que la tortura se detenga de una vez por todas.

Zeid subrayó que este es uno de los temas que más ha dañado la reputación internacional de Uzbekistán a lo largo de los años y aplaudió el hecho de que el  Gobierno haya considerado este asunto en las reformas en materia de derechos humanos.

Zeid destaca avances de los últimos años


En este sentido, reconoció que en los últimos cuatro años se han registrado progresos graduales de respeto de las garantías fundamentales. Gran parte de ello se debe al trabajo de la oficina del Coordinador Residente y el equipo de Naciones Unidas en el país, dijo el Alto Comisionado.

Elogió que el tema se haya constituido en una prioridad del sistema lo que condujo a un Plan de Acción Nacional, adoptado en noviembre de 2014, y desde entonces, a los estrechos lazos de la ONU con el Gobierno.


Finalmente, señaló que para garantizar que las reformas propuestas en temas de derechos humanos se concreten, hará falta una fuerte participación de la sociedad civil y de los medios de comunicación, que deberían presionar y exponer las falencias sin temor a represalias.