* Agradecemos su cooperación en la cuenta 82061370988669 o transferencia bancaria a la clabe 127100013709886696 de Banco Azteca, que permiten mantener su proyecto editorial libre, autónomo y soberano de sectores gubernamental, partidista o sectario * Arcano del Tiempo del lunes 26 de febrero: Frente frío vespertino asociado con inestabilidad en altura en el Noroeste * Acusan a Murat de usar paramilitares en asesinado de indígenas despojados por su papá * Análisis a Fondo: El Águila Nacional, bocabajeada * Utopía: Urgencias inexplicadas * En las nubes: Por un mundo mejor * El costo humano de la guerra en Afganistán es demasiado alto * La tónica del día, 26 de febrero: Este Día de la Luna, 26 de febrero, quedan 308 días para finalizar el 2018. Sufriremos 277 días del sangriento peñismo y faltan 110 días para que México enfrente a Alemania en el Mundial ruso de futbol. Buen día para acercarse a la pareja. * Día Mundial del Pistacho, un alimento saludable para el control de peso * Celebra el Santoral Católico al alejandrino San Alejandro de Jerusalén, a la barcelonesa Santa Paula Montal Fornés, al palestino San Porfirio de Gaza * Detienen en 2013 a la comiteca Elba Esther Gordillo Morales, en el aeropuerto internacional de la ciudad de Toluca de Lerdo * Descentralizan en 2013 el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación * Acuerdan en 1946 crear a la Comisión del Papaloapan o Comisión Ejecutiva del Papaloapan * Nace en 1917 Rogelio Cantú Gómez, en Monterrey, Nuevo León, quien asume la gerencia de El Porvenir en 1935 * Nace en 1915 José Raúl Anguiano Valadez en Guadalajara, Jalisco * Emite en 1863 Benito Pablo Juárez García, el último decreto de las Leyes de Reforma * Nace en 1854 Porfirio Parra y Gutiérrez en Chihuahua * Se rebela en 1847 Matías de la Peña Barragán, llamándose a este levantamiento el de los Polkos * Visite el blog y súmese al Movimiento Literario Los Equidistantes * La hora de los muertos: Poemario en tributo a las víctimas del terrorismo nuclear en Hirosihima y Nagasaki * Arcano Político

jueves, 15 de marzo de 2018

Sólidos indicios de tortura de PGR en caso de Ayotzinapa en México: ONU (Audio)


* Se desenmascara la “verdad histórica” de la PGR utilizada por Peña Nieto contra opositores

Por Jordi TRUJOLS
Periodista de nuestra asociada RNU


Manifestación en la Ciudad de México
sobre el caso de la escuela Normal
de Ayotzinapa
UNIC/Mexico
Hay sólidos motivos para creer que a una parte de las personas arrestadas en México en la etapa inicial de la investigación sobre la desaparición de 43 estudiantes de Ayotzinapa, ocurrida en 2014, se le habría detenido arbitrariamente y torturado, y que estas graves violaciones fueron objeto de investigaciones inadecuadas e incluso de encubrimiento.

En su reporte “Doble injusticia – Informe sobre violaciones de derechos humanos en la investigación del caso Ayotzinapa”, la Oficina del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos  indica en Ginebra, que ha encontrado “fuertes elementos de convicción para concluir que durante la  investigación sobre la desaparición de cuarenta y tres estudiantes en 2014 se cometieron graves violaciones de derechos fundamentales".

“Estas graves violaciones fueron objeto de investigaciones inadecuadas e incluso de encubrimiento”, indica el informe de la Oficina del Alto Comisionado publicado este jueves, se analiza información sobre 63 personas de un total de 129 imputadas en relación con la desaparición de los estudiantes.

Tras el examen de los expedientes judiciales, las fichas médicas que revelan numerosas lesiones y las entrevistas con autoridades, detenidos y testigos, la Oficina cuenta con fuertes elementos de convicción para concluir que al menos 34 de esas personas habrían sufrido torturas.

En el informe se señala que hubo “un modus operandi prácticamente uniforme” en la manera en que las personas habrían sido detenidas arbitrariamente y torturadas para extraerles información o confesiones, y en las demoras significativas en su presentación formal ante el Ministerio Público, lo que a menudo las dejó fuera de la protección de la ley.

El documento estudia los casos de sesenta y tres de los ciento veintinueve imputados en la desaparición de los estudiantes y concluye la Oficina del Alto Comisionado “cuenta con fuertes elementos de convicción para concluir” que al menos treinta y cuatro “habrían sufrido torturas”, tras un análisis de los expedientes judiciales, pruebas médicas y una serie de entrevistas con autoridades, detenidos y testigos.

Las explicaciones ante las lesiones de los detenidos fueron en muchos casos “justificaciones no plausibles y contradictorias”, destaca el informe, que también incluye autoinculpaciones de detenidos que presentaban múltiples lesiones, según atestiguan los informes médicos.
Doble injusticia

El representante de la Oficina del Alto Comisionado en México, Jan jarab, destacó en una entrevista con el Centro de Información de México la doble aflicción que el caso provoca el caso en el país.

“Es una doble injusticia porque por un lado es una injusticia hacia los procesados que han sufrido tortura y otras violaciones de sus derechos humanos, pero también el derecho a la verdad no solo de las familias, no solo de los sobrevivientes de la tragedia de Ayotzinapa, sino el derecho a la verdad de toda la sociedad mexicana”.  


Cualquier prueba obtenida bajo tortura es nula


El estudio indica que las violaciones a los derechos humanos documentadas comenzaron a partir del 5 de octubre cuando la Procuraduría General de la República tomó las riendas de la investigación que había empezado la Fiscalía del Estado de Guerrero. Las detenciones fueron realizadas por personal de esa Procuraduría, la Policía Federal y la Secretaría de Marina.

El informe emplaza a excluir o declarar como nula a cualquier prueba sobre la que existan razones fundadas de haber sido obtenida bajo tortura, de acuerdo con la Ley General sobre Tortura vigente en México y con las normas del derecho internacional.

Además, urge a la Procuraduría a investigar quienes fueron los responsables de las detenciones arbitrarias, las torturas o cualquier otra violación a los derechos humanos.

Este caso pone a prueba la voluntad y capacidad de las autoridades mexicanas para abordar las violaciones graves de derechos humanos.

“Las conclusiones del informe apuntan a un patrón de comisión, tolerancia y encubrimiento de actos de tortura en la investigación del caso de Ayotzinapa. Esta pauta no sólo constituye una violación de los derechos de las personas detenidas, sino también del derecho a la justicia y la verdad de las víctimas de los hechos de septiembre de 2014, sus familiares y la sociedad en su conjunto”, señala el Alto Comisionado para los Derechos Humanos, Zeid Ra’ad Al Hussein.

Y añadió que este caso “pone a prueba la voluntad y capacidad de las autoridades mexicanas para abordar las violaciones graves de derechos humanos”.

“Durante tres años y medio -dijo Zeid-, las familias de las víctimas han luchado por su derecho a conocer qué les ocurrió a sus seres queridos. Insto a las autoridades mexicanas a garantizar la búsqueda de la verdad y la justicia en el caso Ayotzinapa y a llevar ante los tribunales a los responsables de las torturas y otras violaciones de derechos humanos perpetradas durante la investigación”,

Recomendaciones al Estado mexicano


El informe pide al ejecutivo mexicano que ponga en práctica la recomendación del Alto Comisionado de crear un Consejo Asesor de lucha contra la impunidad, encargado de “proponer estrategias y reformas que impulsen las capacidades de investigación y sanción y abonar a las iniciativas en torno a la reforma de la procuración de justicia”.

También insta al poder legislativo a instaurar una reforma constitucional y una ley orgánica que garantice de modo efectivo la “independencia, autonomía y profesionalismo” de la Fiscalía General de la República y que comprenda mecanismos de control interno y procesos de rendición de cuentas.
Asimismo, insta a ambos poderes a trazar y poner en funcionamiento el Programa Nacional para Prevenir y Sancionar la Tortura y otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes, de acuerdo con las condiciones ordenadas en la Ley General sobre esta materia, con el objetivo de erradicar la tortura como método de investigación.

Durante la noche del 26 al 27 de septiembre de 2014, un nutrido grupo de estudiantes de la Escuela Normal de Ayotzinapa viajaba en cinco autobuses que habían tomado para asistir a una manifestación en la Ciudad de México, cuando la policía municipal los atacó en la ciudad de Iguala, estado de Guerrero. Un total de 43 estudiantes fueron víctimas de desaparición forzada, seis personas (entre ellas tres estudiantes) fueron asesinadas y al menos otras 40 resultaron heridas. El papel de diversas fuerzas de seguridad en estos hechos está bajo investigación.

El 27 de enero de 2015, el entonces Procurador General, anunció que el caso estaba resuelto: los estudiantes desaparecidos habían sido entregados por policías municipales de Iguala y Cocula a miembros de un grupo criminal, quienes posteriormente los mataron, incineraron sus cuerpos en un basurero y tiraron sus restos al cercano río San Juan. En noviembre de 2014, el Gobierno de México y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) establecieron el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) para dar seguimiento a la investigación. El informe final del GIEI, publicado en abril de 2016, concluyó que la pericia forense no apoyaba la afirmación de que todos los cuerpos de los estudiantes hubieran sido incinerados en ese lugar.

Según la información disponible, hasta la fecha nadie ha sido condenado en relación con el caso Ayotzinapa y 33 de las 34 personas imputadas cuyos casos se describen en este informe, siguen detenidas.