jueves, 13 de abril de 2017

Refrenda la CNDH compromiso para visibilizar a discapacitados psicosiciales

* Fue presentado el libro de fotografías “Un Paseo por el Limbo”, del fotógrafo Jorge Mejía, trabajo editorial de la Comisión Nacional y la Oficina del Alto Comisionado de los Derechos Humanos de las Naciones Unidas

De la Mesa de Redacción Rafael Castilleja
De Arcano Político


 Refrendó la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) su lucha por incidir en la protección efectiva y redignificación ante las barreras estructurales de las personas con discapacidad psicosocial, con el fin de mostrar al mundo quienes hoy son invisibles.

El Organismo Nacional está consciente del enorme reto que enfrentan las instituciones que desean auxiliar a ese colectivo socialmente olvidado y poco atendido, al ser la discapacidad psicosocial una imposibilidad no tan visible como la física, la sensorial o la cognitivo-intelectual.

Así lo expresó Ismael Eslava Pérez, Primer Visitador General de la CNDH, al encabezar la presentación del libro de fotografías “Un Paseo por el Limbo” del fotógrafo Jorge Mejía, trabajo editorial de la Comisión Nacional y la Oficina del Alto Comisionado de los Derechos Humanos de las Naciones Unidas (OACDH).

Al participar con la representación del Ombudsman Nacional, Luis Raúl González Pérez, Eslava Pérez destacó el compromiso de la CNDH con las personas con discapacidad y aquellas que viven con discapacidad psicosocial.

“Por ello, dijo, desde la CNDH trataremos de derrumbar esos muros que hoy los separan de nosotros y buscaremos la manera de que su voz sea escuchada, sus rostros vistos y su presencia respetada, a través de la defensa de sus derechos humanos”.

Ante Jan Jarab, Representante en México de la OACDH, el Primer Visitador de la CNDH afirmó que la obra busca visibilizar ese grupo, y servir a la población como una herramienta de denuncia colectiva que inspire a alzar la voz por todas aquellas personas que cada día tienen el valor de despertar y seguir luchando contra una sociedad que los excluye para regresarlos del olvido.

Expresó que, desde su promulgación por la ONU, la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad busca hacer realidad el Modelo Social y de Derechos Humanos de la Discapacidad, que tiene como misión empoderar a quienes viven en esa situación, buscando “desmedicalizar” el discurso para humanizarlo con perspectiva de inclusión, y acabar con estereotipos en torno de estas personas para redignificarlas desde la protección de los derechos humanos.

En su oportunidad, Jan Jarab señaló que para la Oficina que representa es de suma importancia difundir el contenido de esa Convención y generar conciencia sobre los derechos de este grupo de personas, visibilizando también las condiciones que enfrentan, y esto lo logra el libro de Jorge Mejía.

Explicó que la lógica de la Convención es centrarse en la persona con discapacidad como sujeto activo y no como objeto de atención; el objetivo es resaltar que cada ser humano individual es extraordinario, no sólo la persona promedio, y no sólo el que es económicamente productivo.

“Todos merecemos desarrollarnos tanto como podamos, con el mejor apoyo de la sociedad sí, pero no sólo para sobrevivir y ser agradecido a la sociedad por haber asegurado nuestra supervivencia, sino para desarrollarnos como personas”, expresó.

Hizo un reconocimiento del autor, porque su libro invita a reflexionar sobre éste y otros derechos de la Convención, principalmente su artículo 19 que refiere la vida independiente y está contra el internamiento en instituciones, lo que es importante para las personas con discapacidad intelectual o psicosocial.

Dijo que, aunque no se trata de un trabajo artístico, el libro es extraordinario; las imágenes son fuertes, pero tan cuidadas que logran evocar en el espectador sensaciones y reflexiones acerca de nosotros mismos y del otro; sobretodo recuerda la fortaleza y al mismo tiempo la fragilidad de la persona como tal.

Eslava Pérez también inauguró la exposición fotográfica del mismo nombre que el libro en las Oficinas de la CNDH, en República de Cuba número 60 en el Centro Histórico de la Ciudad de México.


En este acto también estuvieron presentes, entre otros, Joaquín Alva Ruiz Cabañas y Adalberto Méndez, Director General Adjunto y Director, respectivamente, del Programa de Atención a la Discapacidad de la CNDH, y el psicoterapeuta Aldo Suárez.