miércoles, 26 de abril de 2017

Vacuna UNICEF a casi la mitad de los niños menores de cinco años de todo el mundo

Por Beatriz BARRAL
Periodista de nuestra asociada RNU

Louai, de 4 años, es vacunado contra la polio en Alepo.
Foto: UNICEF/UN018094/Al-Issa
El Fondo de la ONU para la Infancia (UNICEF), ha trabajado por años en la provisión de vacunas a los niños más vulnerables del mundo.

 Este miércoles, el organismo dio a conocer en un comunicado cifras importantes sobre su trabajo en ese sector.

UNICEF vacunó a casi la mitad de los menores de cinco años en el mundo en 2016.

Un total de 2.500 millones de niños de cien países fueron inoculados en ese año.

Estos datos, publicados en el marco de la Semana de la Vacunación, convierten a UNICEF en el mayor comprador de inmunizaciones para niños en el planeta.

Nigeria, Pakistán y Afganistán, los tres países donde la polio aún es endémica, recibieron la mayor cantidad de vacunas, alcanzando un poco más de mil millones de dosis.

El acceso a las inmunizaciones ha disminuido considerablemente las muertes menores de cinco años a causa de enfermedades prevenibles y ha acercado al mundo a la erradicación de la poliomielitis.

Entre 2000 y 2015, los fallecimientos por sarampión bajaron un 85% y las de tétanos neonatal un 83%. Las vacunas también redujeron ampliamente las muertes por neumonía y diarrea.

Sin embargo, aún hay 19,4 millones de niños que no tiene acceso a las inmunizaciones a nivel mundial. Dos tercios de ellos viven en países afectados por conflictos, pobreza, desigualdad y sistemas de salud deficientes.

"Todos los niños, sin importar donde vivan o cuales sean sus circunstancias, tienen el derecho a sobrevivir a enfermedades mortales. Desde 1990, las vacunas han sido la razón de la disminución de muertes infantiles, pero a pesar de este avance, 1,5 millones de infantes mueren cada año por padecimientos que pueden prevenirse", declaró el doctor Robin Nancy, jefe del Departamento de Inmunizaciones de UNICEF.


Para el 2030, se estima que una de cada cuatro personas vivirá en asentamientos urbanos pobres, principalmente en África y Asia, lo que significa que la inversión en los servicios de vacunación debe adaptarse a las necesidades específicas de estas comunidades, advirtió UNICEF.